Nuestro método

Detrás de todo gran corredor hay sacrificio, esfuerzo, constancia y, sobre todo, método. El éxito del corredor depende en gran medida del método empleado en su entrenamiento. El nuestro se ha diseñado en base a estos 6 principios básicos de entrenamiento.

  • Individualidad

Cada runner es único, como también lo es su condición física y su forma de correr. Por eso, nuestras sesiones de entrenamiento se adaptan a todos los niveles y necesidades individuales.

  • Especificidad

Nuestras sesiones de entrenamiento están diseñadas específicamente para forzar los sistemas fisiológicos que hacen que nuestro rendimiento en carreras de fondo sea óptimo.

  • Progresión

Nuestros entrenamientos están organizados en macrociclos, mesociclos y microciclos con sesiones de mantenimiento entre unos y otros, de modo que la evolución es siempre progresiva.

  • Sobrecarga progresiva

A medida que avanzamos en nuestros entrenamientos y nuestros músculos se adaptan, nuestro trabajo y esfuerzo se irá incrementando de forma gradual.

  • Descanso

Los entrenamientos duros desgastan mucho nuestro cuerpo. Por eso, después de un entrenamiento duro, debemos descansar para recuperarnos y adaptarnos de forma óptima al entrenamiento.

  • Periodización

La especificidad, la variabilidad, la intensidad y el volumen de nuestro entrenamiento están organizados en grandes ciclos graduales para llegar a cada competición con una óptima condición física.